No es lo mismo visualizar para entrenar el cerebro que visualizar para huir de la vida.

Lo primero es practicar una técnica mental.

Lo segundo es pajearte mentalmente con una técnica mental, que nada tiene que ver.

Visualizar es entrenar el cerebro para que “vea, viva y practique” anticipadamente algún trabajo o alguna tarea que tendrá que llevar a cabo, para así ganar velocidad de proceso, visión, capacidad de adaptación y de anticipación.

También es una técnica que se utiliza para llevar al cerebro a ondas alfa y theta, y una vez en ese estado, reconfigurar creencias inconscientes para que vayan perdiendo fuerza y cada vez estén menos activas en tu mente.

No es más que una técnica basada en la concentración, el enfoque y la intención para estar mentalmente más preparaado.

No tiene contraindicaciones.

Al contrario.

En muchas ocasiones funciona perfectamente.

La utilizan muchos deportistas de élite para “ver” su mejor golpe. También oradores para entrenar sus charlas. Profesionalmete es una buena herramienta para ganar confianza y seguridad.

Serían pequeños ensayos mentales para alcanzar un objetivo.

Ahora bien, hay que ser consciente que visualizar es una técnica basada en el miedo y la anticipación (si pienso que he de mejorar es que creo que no tengo la maestría y por tanto he de buscarla). Está basada en la carencia y la necesidad. En el futuro o en el pasado.

En el presente no es necesario visualizar.

En este instante ya eres todo.

La energía y la inspiración que surgen del instante “no mental” son tan sumamente poderosos que en el momento presente siempre aparece el golpe más genial. Ninguna visualización puede superar lo que surge de la nada y de la profundidad de la vida.

Absolutamente nada.

Pero si te apetece entrenar la mente y te hace sentir bien, visualiza si quieres, pero siendo consciente de lo que significa visualizar.

En el Universo todo suma, nada resta.

Así que hacerlo puede ser una buena herramienta.

Otra cosa es visualizar una vida “deseada” para huir de la que tienes.

Eso no es visualizar.

Eso es escapar.

Y ahí la vida, tarde o temprano, te va a pillar con la mentira.

La vida no va de pajas mentales.

La vida va de verdades.

Y la verdad la tienes tú.

No está ni allí, ni más allá, ni la tiene éste, ni aquél ni la tiene nadie.

La tienes tú.

Aquí y ahora.

En este momento.

En lo más profundo de ti.

La verdad está en ti, en lo que estás sintiendo en tu vida y si huyes de ella jamás la vas a encontrar.

La vida que vives es la perfecta para darte cuenta de los automatistos inconscientes ( creencias, ideas, pensamientos, miedos, carencias y necesidades) que te han llevado a crear la vida que tienes.

Posiblemente no te guste, pero para transformarla primero has de vivirla conscientemente, dándote cuenta, de lo que te ha traído hasta aquí.

Si lo que haces es visualizar otra vida y no te das cuenta de los “bichos” que llevas dentro y que son los que han creado ésta, vas a crear más de lo mismo.Otras caras, otros personajes, otros ambientes, otras historias pero no dejarán de ser tus mismas proyecciones.

Habrás pasado un buen rato haciéndolo.

Habrás visualizado una buena vida.

Pero te habrás pajeado.

Al menos, si lo sabes y tomas consciencia, evitarás la frustración cuando no consigas la vida que has visualizado o si la consigues, cuando se te rompa por algún otro lado.

Quizá si dejas de desear y de visualizar una vida ideal para empezar a profundizar, vivir, sentir y observar tu vida real, te dolerá.

Pero ya lo dice el refrán…”lo que pica, cura”.

Y cuando duele, es que te estás transformando de verdad.

El resto, todo es mentira y maquillaje.

Visualiza si quieres.

Pero SER es jugar en otra liga.

Es vivir en otra dimensión.

Rafa Mota

 

 

Rafa Mota

Rafa Mota

Estudié económicas, prefiriendo la filosofía, y viví durante más de veinte años en el mundo de los negocios, del estrés y del dinero sin encontrar nunca esa “felicidad” que tanto buscaba y anhelaba. Hasta que la vida, tras una gran crisis económica, financiera, personal y existencial, me puso en mi lugar. Y me di cuenta de una cosa: el gran secreto de la vida no es ni hacer, ni tener, ni buscar… es SER. Esta es la base del éxito personal.

Deja un comentario